sábado, 14 de marzo de 2015

EL HUEVO SALTARÍN

¿Un huevo se puede transformar en una pelota?
Vamos a averiguarlo entre todos.

   Para nuestro experimento necesitaremos los siguientes ingredientes:
  • Un huevo.
  • Vinagre.
  • Un tarro de cristal.




Y esto es lo que a continuación tenemos que hacer.
  • Primero meteremos el huevo dentro de un tarro.
  • Después echaremos vinagre hasta cubrir el tarro.
  • Por último, los taparemos y dejaremos  metidos en vinagre durante 48 horas.



Durante el proceso nos hemos fijado en que, nada más echar el vinagre, la cascara del huevo ha comenzado a descomponerse.


Por fin llego el momento de ver el resultado. Aquí están... ¡Nuestros huevos saltarines!



Y con mucho cuidado tiramos el vinagre. ¡Qué mal huelen! Estos huevos necesitan una ducha...




Y ahora, huevo, a trabajar...

                                         ¡SALTA!


Podemos jugar a tirarlo las veces que queramos, como si fuesen una pelota, y si lo hacemos bien (y no somos muy brutos) no se romperán. ¡MAGIA! El huevo ha cambiado de tamaño y se ha vuelto elástico ¿Por qué?

   Al estar durante dos días embebido en vinagre, la cáscara ha reaccionado con esta disolviéndose y transformándose en una membrana semipermeable. En un proceso llamado ÓSMOSIS (se produce porque la presión exterior - la atmosférica - es mayor a la interior del huevo, y existe una membrana que sirve de elemento conductor de presión), el agua del vinagre es arrastrada a través de esta nueva corteza y pasa al interior ocupando todo el volumen que le fuere posible (hasta que se igualan las presiones). Por todo esto, nuestro EXPERIMENTIHUEVO ha sufrido un aumento de tamaño y le quedan conferidas características elastoméricas.












No hay comentarios:

Publicar un comentario